Advierten sobre la carne de cerdo que comercializan algunos hipermercados bonaerenses

Advierten sobre la carne de cerdo que comercializan algunos hipermercados bonaerenses

Según el diputado provincial Mariano Pinedo se han registrado varios casos de defraudación como consecuencia del engaño en las etiquetas. “En las góndolas se exhiben productos cárnicos frescos de cerdo de origen nacional y en realidad se trata de cortes congelados que fueron importados por las grandes cadenas”, detalló Pinedo.

La carne de cerdo en Argentina dejó de ser un producto que se consume ocasionalmente en algunas fechas tradicionales para formar parte, paulatinamente, de la dieta cotidiana.

El aumento del precio de la carne vacuna en los últimos meses instó a los consumidores a buscar sustitutos proteicos en el cerdo y el pollo; de hecho, en diciembre pasado el Gobierno Nacional incluyó en la reforma tributaria la reducción de la alícuota del IVA para la carne aviar y porcina, atento al aumento de la demanda de los consumidores, reporta Info Blanco Sobre Negro.

Pese a la baja impositiva, los precios no retrocedieron como habían anticipado algunos funcionarios nacionales. Según información publicada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la carne de cerdo es la más consumida a nivel mundial, con un promedio de 16 kilogramos por habitante.

En Argentina, el consumo pasó de 8,6 Kilos por habitante en 2002 a 13,8 en 2017, según datos aportados por la Cámara de Productores Porcinos de Córdoba (CAPPCOR).

En la provincia de Buenos Aires la preocupación por la carne de cerdo que se comercializa en los grandes supermercados se instaló en la Legislatura bonaerense. En ese contexto, el diputado provincial Mariano Pinedo solicitó información a la gobernadora María Eugenia Vidal sobre el protocolo sanitario desplegado por el SENASA en torno a este tema.

“Se ha constatado a partir de experiencias de consumidores que en las góndolas de las grandes cadenas de supermercados se puede encontrar carne de cerdo envasada y etiquetada como fresca y elaborada en Argentina, cuando en realidad el producto es importado y congelado”, precisó el diputado de San Antonio de Areco.

El Código Alimentario Argentino define a la carne fresca como aquella que proviene de la faena de animales y que posteriormente es oreada, pero que no ha sufrido ninguna modificación esencial en sus características principales, como en el color, el olor y la consistencia.

“El congelado y descongelado de la carne beneficia la proliferación de bacterias entéricas, que son causantes de enfermedades en humanos, poniendo en riesgo la salud pública por la cadena de frío interrumpida”, detalló el diputado de Unidad Ciudadana.

En cuanto a la gravedad de la situación, el legislador de la Segunda Sección Electoral aclaró: “Estos hechos que se han observado en las góndolas constituiría una defraudación, ya que la Ley de Defensa del Consumidor expresa que el proveedor está obligado a suministrar en forma cierta, clara y detallada toda la información relacionada con las características esenciales de los bienes y servicios que provee y las condiciones de su comercialización”.

El diputado Pinedo considera que dicha anomalía se generó como consecuencia de la apertura indiscriminada de las importaciones, sumado a la ausencia de controles de los organismos oficiales, al tiempo que advierte que puede producirse un desastre sanitario en el sector porcino, dado que la carne de cerdo que viene desde afuera contiene un anabólico para aumentar la masa muscular que en nuestro país está prohibido.

Fuente: www.elsitioporcino.com

También puede interesarte: La faena de porcinos creció un 50% en la Patagonia

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =