Los 4 puntos clave para mantener la homogeneidad en la producción

Los 4 puntos clave para mantener la homogeneidad en la producción

El monitoreo de puntos claves de la producción, así como la actitud de utilizarlos para producir siempre dentro del estándar esperado, es el primer paso para garantizar la homogeneidad y alcanzar el máximo potencial productivo y la entrega ideal.

Para eso, es fundamental saber y mapear cuales son los 4 puntos clave esenciales que deben ser gestionados y mantenidos de forma homogénea dentro de la granja. Son ellos:

El primer punto clave que debe ser observado es el plantel de madres activas. Por ejemplo, si una granja tiene espacio para 500 madres y trabaja con 450, ella está derrochando espacio físico y va a producir lechones en menor cantidad que su capacidad. Ahora si la granja trabaja con 530, 550 madres, van a ocurrir problemas de falta de espacio, que seguramente van a impactar en la productividad de las hembras y en el día a día de los empleados.

El segundo punto clave es el servicio. Se ve claro en el ejemplo anterior que, obligatoriamente, se debería hacer 26 servicios en una semana determinada para alcanzar la meta de 250 animales entregados 277 días después. También es importante observar que servir menos que 26 animales es aceptar una granja ociosa en relación a su capacidad máxima. Sirviendo más que 26 madres se va a generar un volumen de animales superior al proyectado, lo que causará presión en los procesos siguientes, como en las salas de maternidad.

El tercer punto clave es mantener la regularidad en el número de nacidos vivos por parto. Varios manejos pueden ser utilizados para ayudar a las hembras en ese proceso, como técnicas aplicadas a nutrición, ambiente y atención al parto, adecuadas para mejorar el desempeño de las madres. El objetivo es llevarlas a producir el máximo que su genética permite y de manera continua, sin variaciones bruscas.

Controlados los nacidos vivos, el próximo y último punto clave de la producción es la regularidad de los destetados. En ese sentido, el punto crítico es controlar los derroches generados por mortalidad. Destetes bien organizados generan lotes más uniformes en la recría y, consecuentemente, en la terminación.

No se engañe: si la granja fue proyectada para trabajar con un determinado plantel reproductivo, con el fin de cumplir una meta semanal de servicio y cierto potencial de destetados por hembra al año, usted debe seguir con exactitud la “ley de la homogeneidad” para alcanzar la meta. Homogeneidad es el fiel de la balanza en términos de producción.

CONSEJOS:

Para empezar el trabajo en búsqueda de homogeneidad, no deje de cumplir con exactitud la meta de servicio y de mantener su plantel reproductivo sin grandes variaciones.
Involucre las personas en esta tarea. Demuestre con factos y datos cuanto, por ejemplo, incumplir determinada meta de servicio puede impactar en el resultado final. Haga con que las personas vean el significado de su objetivo dentro del proceso productivo.

Fuente: www.agriness.com

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *